Páginas vistas en total

domingo, 15 de mayo de 2016

Death Jesters, los Heraldos del Segador



Una vez presentada mi Mascarada y sus caracteristicas, toca mostrar las miniaturas que le dan la razon de ser, los Death Jesters, o Magorach en la lengua de los eldar, y son los encargados de representar a la Muerte, ademas de proveer a la mascarda el apoyo de especialistas en armas pesadas. No podia estar tranquilo hasta disponer de todos y cada uno de los modelos de Death Jester existentes desde la crecion de los Harlequins alla por los tiempos de Rogue Trader. Teniendo eso en cuenta, esta claro que soy un amante de estas miniaturas y sobre todo del concepto; asi que no podia encontrar mejor Mascarada donde incluirlo que la Masque of the Reaper's Mirth, traducido como la Mascarada de la Risa del Segador, de la que ya hable en la ultima entrada.


Estos son mis 6 Death Jesters en proceso de pintado. Todos diferentes y unicos, cada uno con su estilo y ersonalidad. En proximas entradas los mostrare individualmente y con fotos mas claras sin el efecto de luz al fondo, pero en definitiva, estos so mis Heraldos de la Muerte en nombre de Cegorach, los mestros de la muerte y el asesinato ironico, cruel y mordaz.

Desde wikihammer podemos leer algunos rasgos de estos sinietros heraldos de la muerte:


La llegada de un Bufón de Muerte al campo de batalla viene precedida de un aluvión siseante de fuego de Cañón Aullador. La infantería enemiga es descuartizada entre salpicaduras de sangre y su carne arde horriblemente desde el interior. Esa entrada es idónea para el Bufón de Muerte, pues indefectiblemente toma el papel de la Muerte en las representaciones de los Arlequines. Todos los Bufones de Muerte, sin excepción, poseen un siniestro sentido del humor que les lleva a hallar nuevas e imaginativas formas de aterrorizar, atormentar y dar muerte a sus víctimas. A menudo se les puede oír riendo o tarareando en medio de la batalla y, de tanto en tanto, se detendrán un momento para hacer una exagerada reverencia o brindar un aplauso a un enemigo cuya muerte le ha resultado particularmente divertida.


Un Bufón de Muerte no tiene suficiente con matar al enemigo. Para que la guerra merezca la pena, deben combinar la muerte y la sorna. Asesinar a un oficial en un punto álgido de su arenga, provocar el pánico entre los zapadores para que corran hacia su propio campo de minas o herir al artillero de un arma para que yerre su disparo e impacte al objetivo que debía defender son la clase de bromas crueles que hacen las delicias de un Bufón de Muerte. De hecho, casi nadie en la galaxia goza de ese talento e imaginación a la hora de escribir la tragicomedia de la guerra.


Los Bufones de la Muerte visten armaduras que, según se cuenta, incorporan los huesos de sus predecesores, y se mueven a su antojo entre Mascaradas. Sus camaradas les ven con una mezcla de recelo y diversión, pues son tan morbosos e impredecibles como hábiles. Su devoción al Dios que Ríe está fuera de toda duda y el fuego de cobertura de los Bufones de Muerte ha salvado a sus camaradas una y otra vez en plena batalla.


El Bufón de Muerte avanza hacia el enemigo con paso regular e intimidatorio. No hay piedad en su corazón, porque está completamente inmerso en el papel de la Muerte que ha asumido.


Su grotesco casco con forma de cráneo tiene un guiño malévolo y sus vacuos ojos son una promesa de masacre inminente. Blande sin esfuerzo un inmisericorde Cañón Aullador y cuando el enemigo llega a distancia de tiro lo diezma a disparos. Con su chaquetón revoloteante y sus cascabeles tintineando con una alegría obscena, el Bufón aprieta el gatillo y el silbido de su arma se contrapone a los alaridos de su moribunda víctima.


Cada uno de los proyectiles que arroja el Cañón Aullador está impregnado de virulentas toxinas que hacen estallar el metabolismo del enemigo de un modo espectacular. Hasta la herida más pequeña lleva a una muerte rápida y horrible, y convierte al objetivo en una bomba viviente de huesos afilados y sangre hirviente. El Bufón de Muerte observa divertido todo esto, siempre buscando una forma de hacer las muertes más oscuras y teatrales, algo que a menudo logra gracias a su perverso ingenio.


Los Bufones de Muerte visten máscaras calavéricas y largos gabanes oscuros que decoran con cascabeles, con los colores de su Mascarada y con las runas correspondientes a su rango y su Troupe. Se dice que su armadura incorpora los huesos de sus predecesores.

La runa del Bufón de Muerte se asocia desde siempre al infortunio y la aflicción inesperada.